La economía española es la más perjudicada del mundo porque falta liquidez en el tejido empresarial.

Estás aquí: