Cinco claves para que los recursos humanos sean más humanos.

Tiempo de lectura: 3 minutos |

08 agosto 2018

people-3152585_1920

Ahora mismo estamos trabajando con dos empresarios con graves problemas en la gestión de sus recursos humanos. En uno de los casos se trata de un problema de alta rotación y en el otro se trata de problemas a la hora de elegir el perfil idóneo de profesional para que el proyecto pueda crecer.

Superada la gran crisis económica que generó en España unas cifras de paro bestiales, y cuando nuestros dirigentes apuntan a que para que el consumo se reactive las condiciones salariales y laborales deben mejorar, las empresas se encuentran en la disyuntiva de cómo plantearse esas mejoras, y sobre todo de cómo asegurarse a la vez seguir siendo competitivas.

Si las asociaciones empresariales y los sindicatos fuesen realmente representativos de los tejidos que dicen representar, ahora podrían realizar una importante labor a la hora de planificar y coordinar la forma de que todas las empresas avanzasen a la vez, pero como esto no es así en ninguno de los dos casos los Los empresarios tienen que avanzar y negociar con sus trabajadores, intentando mantener su competitividad, y a la vez intentando conseguir equipos de trabajo profesionales, que crezcan y hagan crecer a la empresa. Para ello son varias las claves que los empresarios deben tener claras:

  • -Para que los equipos crezcan y maduren, los buenos profesionales deben estar motivados y los profesionales mediocres o problemáticos no deben mantenerse en los equipos, sobre todo porque estorban a los buenos profesionales. Los despidos justos y a tiempo forman parte de la buena gestión de los recursos humanos, a ayudan a que el líder gane peso específico.
  • -Para que esos buenos profesionales estén motivados hay que estar muy atento a cuáles son esas motivaciones y atenderlas: crecimiento, formación, atención personal, apoyo, o remuneración. A menudo la remuneración consigue menos efectos que un oportuno reconocimiento o un cambio o aumento de responsabilidad que permita al profesional seguir aprendiendo. Esta atención y conocimiento de las personas que trabajan en tus equipos de trabajo es una de las claves del buen líder.
  • -Los sistemas de remuneración deben ser transparentes, justos, simples y motivadores. La parte variable de la retribución debe depender del propio trabajador o su departamento y los rappels deben partir de objetivos realistas y no de quimeras incumplibles.
  • -Los recursos humanos son una de las principales claves de tu empresa. Por ello debes darles la importancia debida. Un problema de un trabajador, de un equipo o de un departamento es un problema que se debe resolver y al que hay que dedicarle la atención necesaria. Las posiciones dominantes del jefe deben utilizarse en contadas ocasiones. Normalmente son mejores posiciones de negociador e incluso de mentor, y nunca es aconsejable el paternalismo, sobre todo porque dificulta la objetividad y la toma de decisiones en el futuro. Elegir cuándo tomar cada uno de estos roles, y sobre todo elegirlo desde criterios de oportunidad para el equipo y no desde el orgullo o la apetencia personal es otra de las facetas importantes del liderazgo.
  • -El líder debe tener visión a medio y largo plazo tanto del sector, del posicionamiento competitivo de la empresa y del posible desarrollo de los profesionales dentro de la misma. Además, debe saber comunicar convenientemente esta información a sus trabajadores.

En definitiva, la buena gestión de los recursos humanos de una empresa es tan importante, que a menudo si el jefe de una empresa no tiene las cualidades o el conocimiento para poder desarrollarlo puede ser conveniente o que se prepare para ello o que delegue en alguien con las debidas competencias, si verdaderamente quiere contar con una empresa competitiva a medio y largo plazo y que sea capaz de incrementar constantemente el aporte de valor para sus clientes.

Otros contenidos seleccionados para ti

Ir arriba